¿Por qué la herradura es un talismán que atrae la buena suerte? Los griegos ya la consideraban de ese modo en el siglo IV. Era signo de prosperidad en los tiempos en que poseer un caballo era privilegio de nobles y hacendados. Simbolizaba, además, la fuerza del caballo, las cualidades que se le atribuían a este animal y su gran utilidad para el trabajo, los desplazamientos o las batallas. Ya entonces se creía que encontrar una herradura aportaba felicidad y buenos augurios. Pero la leyenda atribuye a San Dunstan, que llegó a ser arzobispo de Canterbury en el año 959, la tradición de colgarla de las puertas de las casas para proteger los hogares contra el mal. HAZ CLICK AQUI

Dunstan era un hábil herrero. Cuando era joven le gustaba pasar su tiempo en la forja de la abadía de Glastonbury y en la de Mayfield. Nuestra historia dio comienzo un día en que se le presentó un hombre a pedirle unas herraduras para sus pies. El herrero vio que aquellos pies tenían una forma sospechosamente parecida a pezuñas, y no precisó de más para darse cuenta inmediatamente de que su cliente era nada menos que Satanás. Entonces Dunstan, muy astuto él, le explicó que, para hacerle las herraduras, era necesario que lo encadenara a la pared. Deliberadamente, procuró que su trabajo resultara tan doloroso que el diablo encadenado le pidió una y otra vez misericordia. Dunstan se negó a soltarlo hasta obtener el juramento solemne de que el diablo no entraría nunca en una casa donde hubiera una herradura colgada sobre la puerta.

Desde la aparición de esta leyenda en el siglo X, los cristianos colocaban primero la herradura sobre el dintel de la puerta, y más tarde en el centro de ésta, donde cumplía la doble función de talismán y picaporte. La fiesta de san Dunstan se celebraba el 19 de mayo con juegos en los que se empleaban herraduras.

En la Edad Media, cuando cundía al máximo el temor a la brujería, la herradura adquirió un poder adicional. Se creía que las brujas se desplazaban montadas en escobas porque temían a los caballos, y que cualquier cosa que se los recordara, especialmente una herradura de hierro, las ahuyentaba como un crucifijo aterrorizaba a un vampiro. La mujer acusada de brujería era enterrada con una herradura clavada en la tapa de su ataúd, para impedir su resurrección.

En Rusia, al herrero que forjaba herraduras se le consideraba dotado de capacidad para realizar magia blanca contra la brujería, y los juramentos solemnes relativos al matrimonio, los contratos comerciales y las compraventas de propiedades no se prestaban sobre una Biblia, sino sobre los yunques de herrero.

También puede colocarse una herradura sobre la chimenea o a la entrada de las minas. Pero tened en cuenta una cosita de la máxima importancia: Una herradura no puede colgarse de cualquier forma: su disposición correcta es con los extremos hacia arriba, pues de lo contrario su reserva de suerte se vacía. HAZ CLICK AQUI

Encontrar herraduras es también señal de buena fortuna. De hecho, la que se encuentra es un amuleto diez veces más poderoso que una que se compra. Y entre todas ellas, las de hierro son las más afortunadas. El hierro, nacido del matrimonio entre la roca y el fuego, era utilizado por los herreros para fabricar espadas, herraduras y otros útiles. Se consideraba que los propios herreros traían buena suerte a causa de sus habilidades, por lo cual se los invitaba a las bodas y se creía que eran capaces de mantener alejado al mal, pues el hierro que manejaban habitualmente se consideraba un regalo de los dioses que repelía toda influencia maligna….

En la joyería moderna la herradura se usa mas como un objeto de suerte que no de protección. Esto se debido a una natural asociación de las herradura con las carreras de caballos. Asimismo, la imagen de la herradura se puede ver en etiquetas de todo tipo de productos y mercancias, por lo que ha cogido un caliz de fecundidad, suerte y desarrollo material.

Ritualización, personalización y carga del mismo

DINERO CON LA HERRADURA

PUEDES HACER PETICIONES …..¡SUERTE!

Una vez cargado el talismán podremos usarlo para distintas peticiones.

Para pedirle un favor personal a alguien bastará con sostener la herradura con las dos manos y solicitar el favor o deseo en voz alta.

Para lograr la protección en tu hogar, cuelgala tras la puerta de tu casa con la punta hacía arriba, trae buena suerte y protege a las personas que lo tocan al salir.

Colocada con las puntas hacia abajo y detras de la puerta, asegura ingresos de fuentes inesperadas.

Hiervela con abundante sal y te la llevas de amuleto a comprar la Loteria u otros juegos de azar asegura Suerte. HAZ CLICK AQUI

¡MUCHA SUERTE ASEGURADA!

 PRIMER PREMIO EN JUEGOS DE AZAR

ORACIÓN DE LA HERRADURA

Por la santísima trinidad, herradura yo te bautizo, en el nombre del dios padre, del dios hijo y del dios espíritu santo: Dame suerte, salud y dinero, cuando por el monte anduviste, señor Santiago entre espinas y abrojos, y a los enemigos les vendaste los ojos, con tu gran poder que tienes, quiero así, como pusiste a tu caballo esta herradura, y que con ella te libraste del campo de batalla, así quiero que ese gran poder que dios te ha dado, que esta herradura me de suerte, salud y dinero.

Jesús, recordando estoy todas estas cosas y mas que todas ellas fueron santamente cumplidas. Este deseo que pienso en estos momentos: Que esta herradura de imán, muy poderosa tenga convertidas todas las virtudes y prodigios con la herradura pueda hacer cuanto yo quiera, me será fácil salir de cualquier parte sin que nadie lo sepa, o lo note siquiera, conseguir dinero y honores, lograr que me amen todas las personas que yo quiera, librarme de todo y ponerme a salvo de mis enemigos y todo acontecimiento fatal de la vida, todo esto lo creo como si lo estuviera viendo por tus incomparables virtudes, amen.

About these ads